Gorlero

By |2012-10-26T23:11:55-03:00octubre 26th, 2012|Ego, Fachada|

Seducir e impresionar tienen tienen por objetivo final hacernos sentir queridos, valiosos. Sin embargo, producen el resultado opuesto. Al obligarnos a inventar y mantener un personaje, en vez de conectarnos, nos aíslan. Sin contar el nuevo temor de que el castillo de naipes que construimos, se pueda venir abajo. Porque es frágil, o porque nos agotamos de sostenerlo. Muy cansador. Mucho mejor ser uno.

Go to Top