pánico a relacionarme

Me vestí con mi mejor ropa. Un Levis original, y una remera pegada a mi cuerpo que me marcaba...

los esfuerzos para que nos quieran no sirven de mucho

-Quiero comprar esta postal para mandarle a la tía Valeria. Mi madre me miró extrañada. Valeria era su hermana,...

ir a terapia a NO hablar de lo que nos pasa

¿Por qué será que vamos a hacer terapia de pareja cuando ya está todo perdido? ¿Para qué hacemos todo...

Abrir las piernas

La madre de Ezequiel clasificaba a las mujeres en dos grupos; las que trabajaban y las que abrían las...

Poder ser

Historias extraordinarias de gente común. El libro explora algunos de nuestros problemas más comunes: la incertidumbre, el miedo, el...
aislamiento, Fachada, Miedo
pánico a relacionarme
amor, dolor, Ideas equivocadas
los esfuerzos para que nos quieran no sirven de mucho
Sin categoría
ir a terapia a NO hablar de lo que nos pasa
aislamiento, amor, Analfabetismo emocional, intimidad
Abrir las piernas
Libro
Poder ser

El problema de querer cumplir con todos y con todo es que probablemente no podamos cumplir con nosotros mismos.

 

Acerca de mí

En el año 2001, en un grupo de terapia al que asistíamos seis pacientes y conducían dos psicólogas, una de mis compañeras (¿bruja?) me dijo: “-vos vas a ser escritor.” La miré, me reí un poco por vergüenza y otro.

Leer más

-Me estás pidiendo que juegue con fuego?

-Las emociones son jugar con fuego.

Aunque con el fuego no solo te podés quemar; también podés prender una chimenea o preparar un rico asado... Pero vos decidiste ponerte a salvo de las corrosivas emociones y sin darte cuenta te retiraste del juego de la vida...

 
aislamiento, crisis, Madurez, Sufrimiento

haz lo que yo digo pero no lo que yo hago

-Todas las mujeres están cortadas por la misma tijera.

Sebastián escuchaba con atención las palabras de su padre. Lo que no había ocurrido en sus cuarenta años estaba pasando ahora. El día previo le había confesado a su madre que estaba enamorado de otra mujer y que se separaría. Enterado de la situación, su papá lo llamó para tener una conversación de hombres.

El hijo fue contento al encuentro, y relató toda su historia de amor. Su padre escuchó en silencio, comprensivo. Sebastián estaba feliz de abrirse, y sentir por primera vez en su vida que tenía un diálogo a fondo con su papá. Se preguntó por qué no lo habría tenido antes.

-Enamorarse de otra persona estando casado, por más que vos lo sientas como algo único y que no puede ocurrir, es bastante común, -dijo el padre relativizando la crisis.

Sebastián escuchaba absorto. Para él significaba una catástrofe. Algo que simplemente no podía suceder. Un rayo que le cayó cuando caminaba mansamente por la playa. Si bien lo había ayudado a despertar, el huracán había devastado su vida que él creía tener tan bien organizada. No dejó piedra sobre piedra.

Percibiendo que su padre tomaba la situación con naturalidad, le preguntó:

-A vos te pasó?

-Te acordás cuando yo viajaba seguido a Perú por trabajo? En realidad no viajaba nada. Iba a un departamento que alquilé especialmente para poder quedarme abrazado a un gran amor que tenía entonces. Eran tres o cuatro días encerrados con las persianas bajas, desnudos, mirándonos extasiados hasta cualquier hora de la madrugada, a escasos cinco centímetros de distancia el uno del otro, -respondió el padre.

Sebastián se estremeció con aquella historia. Aunque su padre le estuviera confesando que el matrimonio con su madre no había sido perfecto -cosa que por otro lado tenía muy claro por las permanentes peleas que habían tenido toda la vida-, sintió empatía al enterarse que él no era el único desgraciado al que le pasaban estas cosas. A su padre le había pasado lo mismo. Se rió para sus adentros al escuchar que la coartada había sido un inexistente proyecto profesional en Perú.

-Y no tuviste ganas de irte a vivir con ella?, -preguntó Sebastián con audacia.

-Por supuesto, pero no quería dejar de verlos a ustedes. Y temía que cinco años después me encontrara en la misma situación, solo que con un divorcio a cuestas y mucha gente lastimada. Qué garantías tenía de que cada nuevo amor, después de un tiempo, no deviniera en algo parecido? Lo nuevo siempre es muy tentador por ser maravilloso y sin imperfecciones, -completó. -Tu abuelo decía que las mujeres son todas iguales y que después de la etapa de enamoramiento, toda hechicera se convierte en bruja.

Sebastián escuchó aquellas palabras algo confundido. Ya tenía bastante mareo con su propia situación para venir a enterarse que su padre había tenido doble vida, que había engañado a su madre. -Mamá también habrá tenido amantes o algún amor prohibido?, se preguntó para sus adentros.

Recordaba haber percibido eso en algunas de las infinitas crisis matrimoniales de sus padres. Seguramente su madre habría estado enamorada de otro hombre, pero nunca se lo había blanqueado.

-Es más, -continuó su padre, -viste que tu mamá siempre me reprochó que no llegué a tiempo a tu parto?

Sebastián escuchaba hasta con los poros. Toda su vida había escuchado a su madre quejarse de lo sola que estaba, que su padre no existía, que se la pasaba trabajando. Que aún el día de su nacimiento había llegado a la clínica cuando él ya había nacido.

-El viernes en que naciste yo estaba trabajando en el estudio, viendo papeles y temas atrasados. A la tardecita, se me entregó la secretaria: “hágame suya, doctor”, me dijo. No existían celulares así que para cuando me enteré de lo que pasaba vos ya habías nacido y me fui derecho al sanatorio.

Sebastián sentía una mezcla de emociones. Principalmente, alivio. No era el único infiel, ni al que le ocurría la terrible desgracia de enamorarse de otra persona estando casado. Igual, le costaba un poco asimilar las infidelidades de su padre, o el hecho de que no hubiera llegado a su nacimiento por estar acostándose con otra mujer. Así y todo, valoraba la empatía del diálogo.

-Aguantá, todo pasa, también este enamoramiento, -fue el consejo final de su padre antes de despedirse.

El consejo paterno no sirvió de nada, porque para el momento en que ocurrió el diálogo, él ya estaba jugado. Quemaduras emocionales de tercer grado, irreversibles.

Diez años después, Sebastián comprendió que más que empatía, aquél diálogo había sido una manipulación. No malintencionada, pero manipulación al fin. Aquella falsa intimidad había tenido por objeto evitar que él se separara y afectara a toda la familia.

Era evidente que aquél encuentro había sido completamente a destiempo. Si había un momento para enseñar, era antes de que las cosas pasaran. Una vez que ocurrían, la maestra era la vida y sus golpes, y no las palabras.

No pudo evitar preguntarse por qué sus padres se habían pasado transmitiendo valores que no vivían. Acaso ser políticamente correcto era más importante que ser sincero o compasivo? Era mejor inculcar valores en los que la vida no cabía? No era que la ley estaba para servir al hombre y no al revés?

Por qué antes de casarse sus padres no le enseñaron que era muy probable que tuviera un amor prohibido? O que la infidelidad no era tan tremenda como la hipócrita sociedad decía? De qué le servían ahora los consejos paternos, una vez que había desbarrancado?

Pensó en todo lo que había sufrido por no calzar en los moldes y definiciones morales impuestas por sus padres y la sociedad. Cuánto dolor podría haberse evitado si hubiera tenido diálogos sinceros y no solo discursos morales de valores que se pregonaban pero no se vivían? Ninguna vida entra en esos moldes.

Transmitir valores rígidos no servía de nada. Solo generaba un sentimiento de inadecuación, de que uno era el problema.

Vinieron a la mente sus hijos. En la medida que crecieran les compartiría todas sus experiencias, por más dolorosas y contradictorias que fueran. Seguramente no les evitaría el sufrimiento; pero quizás les aportara algo de luz, siempre tan necesaria en los túneles oscuros que inevitablemente impone la vida.

Continuar leyendo
angustia, desapego, Exigencia

cómo sería tu vida si no tuvieras nada que lograr?

“Competir es vivir”.

La enorme talla de madera colgada en el imponente salón de aquél club aristocrático lo estremeció. Hernán se quedó observándola un buen rato, como si al hacerlo pudiera entender algo de todo lo que esa frase le despertaba.

Su mente ratificaba que competir era vivir. Desde tiempos ancestrales, sobrevivir era una forma de competencia. Acaso enfrentarse a un animal hambriento en donde ganar significaba vivir y perder era la muerte, no lo era?

No solo los gladiadores competían por su vida. Después de todo, la primer actividad de todo ser humano era sobrevivir. Por más que la sociedad moderna intentara edulcorar la realidad, la incertidumbre y la violencia seguían siendo las características básicas de la vida.

Ganar, perder, tener trabajo, no tenerlo, estar en pareja, separarse; no eran todas manifestaciones de que la vida era una competencia? Uno podía esforzarse mucho pero nunca había garantías; la vida no era justa. Era incierta y con frecuencia, incomprensible.

Como toda explicación, más que tranquilizarlo, le generó más angustia. Cuánta dosis de verdad podía tolerar su corazón, al tomar conciencia de lo frágil, incierto y arbitrario que era todo?

Pero aún, razonar que todo dependía de su propio esfuerzo lo aplastaba. Tener que venderse como alguien activo, capaz y saludable era agotador.

Pese a su juventud, Hernán sabía que por mas civilizada que pareciera, la sociedad no era muy distinta de la selva: si quedabas herido -sin trabajo, sin salud, soltero, deprimido-, quedabas afuera de la manada porque protegerte era riesgoso o simplemente cansador.

Todas estas angustias atravesaban su corazón sin que pudiera ponerle palabras o comprenderlas. Igual que un animal, sentía la presión de vivir. A lo largo de millones de años nunca había sido fácil sobrevivir y tampoco lo era ahora.

Treinta años después Hernán seguía vivo. Como todo hombre, conocía muy bien las victorias y las derrotas. Mucho cortisol había circulado por sus arterias. Por esas cosas del destino, en un aeropuerto se cruzó con Claudio, un antiguo amigo bastante mayor que él.

-Hace algunos años cumplí los setenta, y hoy me doy cuenta que no tengo ninguna ambición, -le contó.

Hernán escuchó aquellas palabras con desasosiego. Cómo se podía vivir sin ambición? Miró a su interlocutor para ver si estaba vivo. Respiraba, hablaba, pero estaría vivo?

Se imaginó a sí mismo sin ambiciones. Por un lado sintió alivio al pensarse sin tener que lograr ni sostener nada. Qué placer andar por la vida sin carga. A su vez, una profunda perturbación lo atravesó. Qué sería de su vida si no tuviera sueños, metas? Aún cuando los años le habían enseñado lo relativo que podían ser sus objetivos, sintió que tenerlos, -fueran realistas o no, coherentes o solo producto de la vanidad-, lo mantenían vivo.

Se imaginó renunciando a sus objetivos y se sintió como si estuviera muerto. Qué podía esperar de la vida cuando no había nada que esperar? Solo durar? Pensó en alguien cuadripléjico; admiraba la entereza que tenían, sin poder comprender cómo hacían para seguir viviendo. Vivir una espera que no conducía a ninguna parte.

Recordó a una profesora de yoga que durante las posturas le decía “no sostengas nada”. Aquellas palabras lo interpelaban porque Hernán se sentía más sobrecargado que Atlas, soportando el peso de todo el universo.

Volvió a pensar en sus objetivos, sus ilusiones. Le hacían bien o mal? Lo empujaban hacia adelante o eran una fuente de sufrimiento al mantenerlo apegado a algo que finalmente no ocurriría y la realidad lo dejaba en claro desgarrándolo? Cuál era el límite entre un sueño y un apego?

-Al no tener ambiciones no te sentís un muerto en vida?

-Todo lo contrario; creo que estoy más vivo que nunca, -respondió Claudio con serenidad. -Al no tener mayores exigencias puedo percibir, experimentar lo que la realidad tiene para ofrecerme, ser. No tengo nada que lograr, nada que sostener, nada que esperar. No te das una idea de la paz y plenitud que tengo. Pude aprender que la realidad está bien; no necesita que yo la corrija.

Hernán quedó contrariado. Entre las ganas de lograr sus objetivos, y el anhelo de tener una vida más plena y relajada. Eterno dilema humano que los años suelen resolver pese a la obstinación de los hombres, a favor de la paz y la plenitud.

Continuar leyendo

Más populares

Agua adentro del bote

Podemos tener tanto pánico a tener miedo, que nuestra vida se vaya armando en función de evitar situaciones riesgosas? No es mejor entender que es normal tener mucho...

Entrega

Más allá de la derrota

¿Qué hacer cuando ya no hay nada que hacer?