Ego

Ego, Ideas equivocadas

Juntos y aislados

¿Cómo estás con tu marido?, quiso saber el Maestro. -Todo sigue igual, -fue la resignada respuesta de la discípula.
– O sea que bastante mal. -En cierto sentido sí, -dijo tratando de suavizar la situación.
-A mi me gusta contenerlo, acompañarlo… El tema es que ese es el único modo de vida…, -dijo la mujer suspirando.
-No llega a registrar que tenés sentimientos, problemas, cansancios, sueños, dilemas…

Continuar leyendo